BMW Serie 8: Espíritu de gran turismo


BMW pone a la venta su nuevo Serie 8, modelo deportivo de alta gama de dos puertas y cuatro plazas, que sustituye al anterior Serie 6.


Este nuevo modelo de BMW llega para competir con otros cupés de cuatro plazas ya disponibles en el mercado. Se trata de un segmento muy elitista, que concentra pocas ventas pero en el que BMW ha estado siempre presente.


La versión de gasolina M850i xDrive tiene un motor de gasolina de 8 cilindros en V de 530 CV de potencia mientras que el diésel monta un propulsor de seis cilindros en línea que propone 320 CV. Ambos se ofrecen únicamente con cambio automático de 8 velocidades con levas tras el volante de serie y tracción integral xDrive. El M850i xDrive monta además un diferencial trasero electrónico bloqueable para sacar un mayor partido a la transmisión. La marca anuncia un consumo de combustible de 10,5 litros de media para la versión de gasolina y de 6,2 litros para el diésel.


El motor de gasolina tiene 4,4 litros de cilindrada y es una evolución del anterior de idéntico cubicaje. Respecto a aquel, ha ganado 68 CV de potencia. Los 750 Nm de par máximo están disponibles entre 1.800 y 4.600 rpm lo que le permite reivindicar una aceleración de 0 a 100 km/h en solo 3,7 segundos. La velocidad máxima está limitada a 250 km/h. de manera electrónica.


El diésel, por su parte es un tres litros con un par máximo de 680 Nm, que está disponible desde 1.750 rpm. Este motor recurre a turboalimentación de varias etapas y sus características de rendimiento permiten una velocidad crucero relajada a bajas revoluciones, y una aceleración de 0 a 100 km/h en solo 4,9 segundos. El sistema de control de emisiones, que incluye el catalizador SCR con inyección de urea, cumple con el estándar Euro 6d-TEMP.


Diseño atractivo

El diseño exterior es muy atractivo. Bastante más equilibrado que el del anterior Serie 6, es muy elegante, con un frontal que da prioridad a los clásicos riñones de la marca, de gran tamaño y, de nuevo, separados de los faros (de LED de serie y de tipo láser en opción), y a las generosas tomas de aire en el faldón delantero. Lateralmente está muy trabajado, con numerosas líneas y planos que estilizan su aspecto y en la trasera, más recargada, destacan unos pilotos muy finos, horizontales, una tapa del maletero con una prominente salida y una zona baja con grandes salidas de escape. Las llantas de serie son de 20 pulgadas en el gasolina y de 19 en el diésel.